Blog

Volver

PARAFILIAS Y FETICHISMOS

Por Sara Guerrero

PARAFILIAS Y FETICHISMOS

Antes de definir qué es el fetichismo, es necesario que sepamos lo que es una parafilia.

Las parafilias consisten en la presencia de frecuentes e intensas conductas o fantasías sexuales de tipo excitatorio que implican objetos inanimados, niños o adultos que no consienten, o el sufrimiento o la humillación de uno mismo o de la pareja.

¿Por qué me cuentas esto? Porque el fetichismo es una forma de parafilia.



La RAE lo describe como una «desviación sexual que consiste en fijar alguna parte del cuerpo humano o alguna prenda relacionada con él como objeto de la excitación y el deseo».

Pero esto no tiene por qué ser así. Si pensamos en el fetichismo como una desviación sexual se puede diferenciar del mal uso de esta palabra cuando a lo que se quiere hacer referencia es a otro tipo de fantasías o juegos que son llevados a cabo dentro de la intimidad.

Una forma de diferenciarlo claramente es que una persona que padece de esta parafilia no puede excitarse o culminar si no tiene su objeto fetiche presente, por lo tanto, no puede funcionar con normalidad en su vida íntima.

Una cosa es relacionar el objeto con el deseo y otra muy diferente es necesitarlo. En el caso de que ese objeto sea imprescindible para conseguir el placer estaríamos hablando de una parafilia.

El fetichismo en el caso de ser una parafilia sí puede convertirse en un problema para quien lo vive ya que lo persigue de forma obsesiva y no logra alcanzar placer sexual sin su fetiche afectando incluso a la vida laboral y social del sujeto. Si se llegan a estos extremos es necesario de pedir asesoramiento profesional.

¿Qué puede ser un fetiche?

Los más comunes suelen ser los materiales como prendas de látex o de encaje: la ropa interior son preciados tesoros para muchos fetichistas.

También partes del cuerpo como pies, manos, orejas... o características concretas de las personas forman parte también del placer de muchos. Puede ser una atracción sexual por personas embarazadas, obesas, mayores e incluso el caso de la eritrofilia: personas que se ruborizan.

Hay investigaciones que nos aseguran que la fijación por el objeto fetiche se da en la infancia o en la pubertad y éste sustituye o facilita la negación de algo que falta, aunque se manifiesta posteriormente.

Si nos centramos en los fetichismos solo podemos hablaros de los objetos o zonas del cuerpo más frecuentes, pero vamos a tratar conocer cuáles son las parafilias más comunes y más raras, porque las parafilias son donde se engloba el fetichismo y todas las demás.

Parafilias más populares:

  • Juguetes sexuales: Hace referencia a la excitación por el uso de juguetes sexuales en las relaciones sexuales, ya sean vibradores, succionadores, consoladores, anillos etc...


  • Tríos: Hace referencia a la excitación por la introducción de una tercera persona en una misma relación sexual. Tener contacto físico con más de una persona a la vez.


  • Goma y látex: La utilización de vestimentas de goma y latex para las relaciones sexuales provoca excitación en muchas personas, ya sea ropa interior, máscaras, látigos, cuerdas...


  • Uniformes: Muchas personas se excitan recreando diferentes situaciones de la vida cotidiana, ya sean uniformes laborales como uniformes de colegio. Ponerle esa vestimenta a su pareja o a ellos mismos simula esa fantasía.


  • Partes del cuerpo (pies y senos): La podofilia o el fetiche de pies se refiere al interés sexual pronunciado por los pies. Una persona puede sentirse atraída por los pies debido a distintos factores, como la forma y su tamaño, o el de los dedos, los tratamientos, la ropa de esa parte, el olor corporal o por la interacción sexual con ellos.


  • Urofilia: Parafilia en la cual la excitación sexual se produce por la visión de una persona que orina, siendo orinado por otra persona o más raramente la excitación sexual se obtiene introduciendo objetos extraños en la uretra.


  • Exhibicionismo: el exhibicionista muestra sus genitales a una persona a la cual no conoce y que no ha mostrado ningún tipo de deseo en verlos, de ahí que generalmente esté ligado con un acto abusivo.


  • Voyeurismo: el voyeurista es aquel que se excita mirando a otro u otros, ya sea consentido o sin consentimiento.


  • Frotteurismo: individuo se ha excitado frotándose contra una persona o tocándola sin su consentimiento.


  • Pedofilia: adulto que siente atracción erótica o sexual hacia niños o adolescentes.


  • Sadismo: Un sádico es aquel que se excita con el dolor, la humillación, el sufrimiento psíquico y físico de una persona.


  • Masoquismo: Es aquel que disfruta sexualmente de ser humillado, pegado, vejado o cualquier otra forma de sufrimiento físico o psíquico.


    Menos comunes:

    • Clismafilia: placer con la introducción de líquidos por el ano.


    • Acrotomofilia: atracción por personas con miembros amputados y sus muñones.


    • Tricofilia: obsesión por el cabello.



    SARA GUERRERO CÁRDENAS

Sara Guerrero

Escuela Educación Sexual