Blog

Volver

MITOS SOBRE LA SEXUALIDAD EN HOMBRES TRANS

Por Bruno León

MITOS SOBRE LA SEXUALIDAD EN HOMBRES TRANS. Por Bruno León.

 

¿Te acostarías con un chico, con el que has estado tonteando un buen rato, pero que cuando ambxs habéis dado vuestro consentimiento sexual descubres que es trans? Tanto si tu respuesta es afirmativa como negativa, esto te interesa.

 

Muchos son los mitos y estigmas que rodean al hombre trans y su vida sexual – o nos repudian o nos convertimos en fetiche -. Llevamos demasiado tiempo con un discurso de odio hacia nuestros cuerpos, utilizando la falsa metáfora de una cárcel y ejerciendo auto violencia hacia nuestros genitales. Las cosas están cambiando.

 

No todos los hombres tienen pene y no todas las personas con pene son hombres, lo mismo pasa con los coños. Bien, después de esta pequeña clase de anatomía veamos que mitos hay entorno a la sexualidad de estos cuerpos:

 

·      Odiamos nuestros genitales, primera premisa que hay que desmentir. Nos han hecho creer que vivimos en cuerpos equivocados, que nuestra vulva no nos pertenece y que estaríamos completos con un pene. Gracias a nuevos referentes y una deconstrucción del colectivo, somos muchos los hombres trans que llevamos el coño como bandera.

 

·      No nos gusta que nos toquen “ahí abajo”, desmentido el mito de odio hacia nuestros cuerpos ¿Cómo no nos va a gustar que nos toquen o nos laman? Nos encanta. El consentimiento y la confianza es algo fundamental para llegar a este punto ¿No dista mucho de la realidad en relaciones sexuales con personas cisgénero (persona que se identifica con el género asignado al nacer), ¿no?  

 

·      A los hombres trans no les gusta la penetración vaginal. Esto es una idea patriarcal de la que se nutre la masculinidad frágil, que dice que la penetración en hombres te roba la hombría y la heterosexualidad. La vagina de un hombre trans es sensible a la estimulación, por lo tanto, puede dar placer y hacerte llevar al maravilloso orgasmo. Por supuesto, esta penetración puede darse con un pene o con un dildo, puede ser una práctica sexual acompañado o bien una manera de darse placer a un mismo ¡Sorpresa, los hombres trans también nos masturbamos!

 

·      Los hombres trans solo practican sexo con mujeres. La transexualidad nada tiene que ver con la orientación sexual de la persona, por ello, un hombre trans no se debe a la heteronorma, puede hacer el delicioso tanto con hombres, con mujeres o con personas no binarias, dependiendo qué orientación sexual tenga, dejando a un lado su identidad de género.

 

·      Las relaciones sexuales con un hombre trans no son completas, otra falacia del heteropatriarcado y el falocentrismo (ideología de que el falo, u órgano sexual masculino, es el elemento central en la organización del mundo social).

A estas alturas del siglo XXI, no podemos afirmar que una relación sexual no es completa si carece de pene. La construcción de la virginidad y la falsa necesidad de penetración en el acto sexual, nos han creado ciertos esquemas que hay que reconstruir cuanto antes. Una relación sexual no necesita un pene, no necesita varón y mucho menos penetración para ser completa.

 

 

Al final el sexo con un hombre trans conlleva las mismas normas de juego que con cualquier otra realidad corporal: atracción, comunicación, mente abierta, respeto y consentimiento.



 

Feliz Deconstrucción.

 

 


Bruno León

Escuela Educación Sexual