Blog

Volver

BESOS DIVERSOS

Por Celia Naranjo

 

BESOS DIVERSOS

 

Cuando pensamos en el gesto de amor universal se nos vienen a la cabeza los besos. Románticos, apasionados, íntimos y sobre todo muy personales. Cada uno le da el significado que le quiere dar, pero sobre todo un significado bonito o especial.

 



 

 

 

Los besos nos sirven para el cortejo, el ligoteo y como dirían los más antiguos, para el apareamiento humano. Pero no son simplemente usados para los vínculos de pareja, sino también para el inicio de nuestra sexualidad. El beso romántico boca a boca es uno de esos comportamientos común en más del 90% de las culturas conocidas, y en las pocas sociedades donde este contacto es desconocido se encuentra que se practican otros actos de contacto cercano como oler, lamer o frotar. Es decir, que cuanta más proximidad tengamos, más intimidad. De hecho, hay algunos relatos que se remontan a los antiguos textos de Veda Hindú y murales del antiguo Egipto donde se relatan y pictorizan los besos de las parejas sexuales, representados románticamente por personas presionando sus cara contra otros rostros.

 

 

 

Algunas de las funciones de los besos son liberar endorfinas, creándonos una situación de bienestar, disminuye los niveles de cortisol, que nos hace relajarnos o también libera oxitocina, haciéndonos crear vínculos de afectividad y apego. Además nos excitan y mejoran las relaciones sexuales, lo que hace que afinemos en la búsqueda de pareja. Porque… ¿quién tiene una compañero sexual que no le guste como bese? Hay estudios que demuestran que los besos románticos influyen en la satisfacción de las relaciones y en los niveles de compromiso afectivo.

 

 

Pero… ¿acaso los besos entienden de géneros? Está claro que no. El proyecto de BESOS DIVERSOS nace de la necesidad de la representación del colectivos LGTBIQ+.

 

 

 

La falta de representación del colectivo LGTBQI+ a través de las pantallas, ya sean de televisión o de móvil, ha dado lugar a una estructuración de los espacios donde colectivos minoritarios y oprimidos no sólo no pueden involucrarse estableciendo conexiones con otras personas, sino que tampoco encuentran un espacio seguro en el que formar su identidad, dando lugar a sentimientos de soledad y depresión (Miller, 2017; Varjas et al., 2013). Este efecto se acentúa cuando nos percatamos de que hoy en día el uso abusivo de las redes sociales está vinculado con la autoestima y validación social, en especial el uso de Instagram, donde las fotografías son el canal principal de comunicación.

Esta problemática se debe en parte al miedo generado por el frecuente ciberodio que existe hacia las personas por motivos relacionados con la orientación sexual o identidad de género. De hecho, ni siquiera el propio colectivo es ajeno a esta discriminación (e.g. Varjas et al., 2013). Algunos efectos negativos de este ciberodio son: una mayor victimización que da lugar a un aumento de la preocupación ante los prejuicios, aumento de la violencia en la pareja íntima, aumento de intentos de suicidios llegando algunos a ser consumados (Lam et al., 2019; Schwickrath, 2012), diversos tipos de trastornos psicológicos -estrés postraumático, depresivo, ansiosos, del sueño-, homofobia interiorizada e incluso dificultad o rechazo a conocer a otras personas del colectivo (Alises, 2020).

La incidencia de esta problemática es elevada. Según el Informe de Incidentes de la Comunidad de Madrid (2018), tan sólo un 30% de los delitos de odio hacia el colectivo LGTBQI+ fueron denunciados en 2018 y estos ya sumaron 345 delitos constatables. En consonancia con estos datos, según la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB, 2018), fueron registrados 629 incidentes en 2017 por las entidades LGTBQI+.

 

 

El objetivo de esta campaña es principalmente es luchar contra la LGTBQI+fobia a través de la visibilización de los besos diversos mediante:

-       Romper tabúes, mitos y miedos derivados de la ignorancia a través de la exposición del colectivo LGTBQI+.

-       Potenciar la construcción y el desarrollo de una dimensión afectiva y moral exenta de mitos y estereotipos para el público diana.

-       Concienciar a la población de la importancia de situar las conductas sexuales en un contexto ético, educando en el respeto y la diversidad.

-       Sensibilizar a gran parte de la población a través de la difusión de la campaña por redes sociales.

-       Conceder a la población LGTBQI+ un medio para la libertad de expresión, la cual incluye cualquier forma de relación y expresión de la misma.

 

 

Todo esto se lleva a cabo mediante la técnica photovoice, que es una estrategia de investigación-intervención mediante la cual, con el uso de fotografías tomadas por los participantes se promueve la reflexión grupal sobre los desafíos y las fortalezas de su comunidad con el objetivo de poner en marcha un cambio individual y social (Nicotera, 2007). Wang y Burris (1997) definen los principales objetivos de photovoice como: permitir que las personas comprendan las fortalezas y desafíos de su comunidad, fomentar el diálogo grupal y la reflexión sobre los desafíos identificados y favorecer procesos de cambio en la comunidad a través de la participación de los usuarios. El photovoice se ha utilizado en diferentes contextos, involucrando a participantes de diferentes géneros, edades, nacionalidades y antecedentes culturales. Éste permite recopilar datos importantes sobre cómo las personas viven en los lugares y cómo viven las situaciones gracias a las reflexiones grupales sobre la dinámica de la vida en estos espacios. Además, la puede aumentar la participación y el interés colectivo en los problemas de la comunidad al invitar a las personas a convertirse en defensores de su propio bienestar y el de la comunidad (Wang y Burris, 1997). En general, photovoice ayuda a descubrir y activar la conciencia de los jóvenes sobre su comunidad y les da la posibilidad de hacer oír su voz y actuar en su entorno.

 

Para ello, se ha creado la siguiente cuenta de Instagram @besosdiversos (https://www.instagram.com/besosdiversos/) donde se publican imágenes que personas del colectivo envían para que se compartan.

Es una iniciativa muy potente de sensibilización y empoderamiento de la población, en especial de la población joven (usuarixs más recurrentes de esta red social) y por ello se necesita que tenga un gran impacto.

Para eso se necesitan aliadxs y nos gustaría que nos ayudéis con vuestra colaboración, ya sea a través de las redes sociales compartiendo esta campaña o a través de la búsqueda de personas que quieran colaborar, además de mandarnos fotos de vuestros besos a besosdiversos@gmail.com

 

 

 

Bibliografía:

-       Lam, S., Ferlatte, O., y Salway, T. (2019). Cyberbullying and health: A preliminary investigation of the experiences of Canadian gay and bisexual adult men. Journal of Gay & Lesbian Social Services: The Quarterly Journal of Community & Clinical Practice, 31(3), 332-357. http://dx.doi.org/10.1080/10538720.2019.1596860

-       Miller, R. A. (2017). "My voice is definitely strongest in online communities": Students using social media for queer and disability identity-making. Journal of College Student Development, 58(4), 509-525. http://dx.doi.org/10.1353/csd.2017.0040

 

-       Nicotera, N. (2007). Measuring neighborhood: A conundrum for human services researchers and practitioners. American Journal of Community Psychology, 40, 26-51.

 

-       Varjas, K., Meyers, J., Kiperman, S., y Howard, A. (2013). Technology hurts? lesbian, gay, and bisexual youth perspectives of technology and cyberbullying. Journal of School Violence, 12(1), 27-44. http://dx.doi.org/10.1080/15388220.2012.731665

 

-       Wang, C.C., & Burris, M.A. (1997). Photovoice: Concept, methodology, and use for participatory needs assessment. Health Education & Behavior, 24 (3), 369-387.

Celia Naranjo

Escuela Educación Sexual