Blog

Volver

Recomendación: Veneno

Por Natalia Hilario De La Cruz

Hoy vamos a revisitar una de las series españolas, de la cual estoy segura que muchxs de ustedes que nos leen ya conocen, que ha dejado su huella en la historia más reciente de la televisión. Una serie que trata sobre el legado de vida sumamente controvertido e imperfecto de una de las primeras mujeres trans en ascender al estrellato mediante su determinación para hacerse cabida en los medios de comunicación, algo que consiguió a pesar de la explotación a la que fue sujeta por el morbo de la transfobia que aún les distingue. Una serie que trata sobre una figura cuya presencia en el ojo público ha tenido un impacto trascendental en las vidas de múltiples generaciones de mujeres trans tanto aquí como a través de las Américas.




Aviso: El siguiente escrito contiene una descripción de una historia que trata sobre violencia de género, violación y abuso de sustancias. Con el propósito de evitar que lxs lectorxs interactúen con detonantes de posibles experiencias traumáticas les pedimos que tomen esto en consideración.


Veneno es una reinterpretación de la vida de Cristina Ortiz que se sitúa desde el punto de vista de Valeria Vegas al escribir “¡Digo! Ni puta, ni santa (Las memorias de La Veneno)”. Esta biografía se convirtió en el resultado de un arduo esfuerzo colaborativo llevado a cabo con el fin de documentar los acontecimientos que marcaron la experiencia de la Veneno a partir de sus anécdotas para que ella misma pudiera tomar control de su narrativa y así contarla a su manera.


Mientras conocemos la historia de Cristina acompañamos a Valeria en su proceso de transición: desde que la observamos en la universidad mientras se siente fuera de lugar porque su expresión de género no concuerda con su identidad, lxs chicxs de su edad la miran como un bicho raro y se da cuenta de que no comparte referentes culturales con sus compañerxs de clase, hasta que, tras conocer a la Veneno y sentirse vista como quien realmente es por ella, va adquiriendo la seguridad para compartirse con las personas que quiere. En el apoyo que Amparo, su mejor amiga, y su madre le expresan podemos ver que tan vital es el acompañamiento sensato para las personas trans al proclamarse como tal:




“Si nos fijásemos en cómo podemos acompañar este proceso desde la escuela y las familias, Kristopher Wells, Gayle Roberts y Carol Allan (2012, pp. 25-26), de la Federación Canadiense del Profesorado, nos dan algunas pistas:

  • Las personas adultas, familias y profesionales que trabajamos con personas trans* que están viviendo una transición debemos ser flexibles y adaptarnos a sus necesidades, en la medida que estas son dinámicas, especialmente entre las personas más jóvenes.


  • Las rupturas de género, las identidades trans* y la transición son difíciles de ocultar, con lo que esta visibilidad hace inviable manejar un secreto a voces. La transición ha de tener en cuenta esta visibilidad, para poder facilitar que los entornos sean lo más inclusivos posible.


  • Encontrar aliados y apoyos es una tarea importante, tanto para las familias, profesionales pero también para los menores. Estos apoyos son muy importantes y merece la pena dedicar tiempo y esfuerzo a construir alianzas.


  • Muchas personas te harán preguntas, para las que hay que tener paciencia y ganas de educar a tu entorno. Para muchas personas esta será su primera oportunidad de acercarse a la cuestión trans*, si bien tu no eres responsable de educar a toda la sociedad. Delimita cuidadosamente tu privacidad y decide qué preguntas son inaceptables.


    • Aunque algunas familias prefieren resaltar las cuestiones médicas ligadas a lo trans*, es preferible para los más jóvenes desmitificar estas cuestiones médicas, que le pueden dar una percepción errónea de sí mismos y fijarse más en las necesidades y apoyos sociales.


  • Muchas instituciones carecen de experiencia a la hora de enfrentarse a una persona que está transicionando, con lo que es importante contar con profesionales que ya tengan experiencia a quienes derivar.


  • No enfatizar «la normalidad» de un chaval o chavala en particular, ya que puede empujarle a sobreesforzarse en cómo mostrarse ante la sociedad, exagerando su feminidad o masculinidad.


  • Es muy posible que te encuentres con resistencias y rechazos. Se requiere una fortaleza interna y seguridad para enfrentarse con estas dificultades, para poder mantener el rendimiento escolar y el ajuste social al mismo tiempo que se realiza la transición.


  • Puede ser útil planificar los tiempos en los que se hace la transición aprovechando los tiempos de la escuela, antes, después de las vacaciones, a principio de curso, etc.” (Platero, L, 2014, pag. 85)


Luego comenzamos a presenciar los efectos que los cambios físicos que desea hacerle a su cuerpo tienen sobre su confianza en sí misma, como cuando habla con Sasha por primera vez, una de las chicas que ella conoce en casa de la Veneno, y ella le da su primer paquete de Estradiol o cuando vemos a Valeria disfrutando de su imagen en el espejo en medio de su consulta luego de ponerse implantes.


Durante esta etapa inicial de autodescubrimiento de su identidad como mujer trans, la serie abunda sobre temas como la presión ejercida desde la medicina para que ellas se sometan a una vaginoplastia, los mitos sobre la pérdida de sensación en sus vulvas al igual que la imposibilidad de experimentar placer e, inclusive, alcanzar el orgasmo una vez esta intervención quirúrgica ocurre, la exploración de su orientación sexual y la importancia que tiene recibir afirmación de parte de otras chicas trans de que el estado de sus genitales corresponde a su preferencia personal porque el tener una vulva no la hace más mujer que nadie. Para conocer la relación que tiene con su cuerpo respecto a su sexualidad más a fondo el personaje de Valeria comienza a buscar citas por internet lo cual Valeria Vegas afirmó que fue un hecho demostrado en la serie a propósito durante una entrevista en la vida real:


“Sí, sí, eso está basado en hechos reales porque hay que entender también que muchas veces las mujeres trans no ligamos dentro de un bar, dentro de algo, porque la persona que va a ligar contigo por mucho que se sienta atraída se puede sentir cortada, ¿no? Por el qué dirán. Es decir, vivimos eso afortunadamente cada vez menos pero es una realidad. Entonces, para nosotras en el colectivo, y esto lo van a corroborar la mayoría de nosotras, todas las webs y los chats y demás han sido una vía de escape por lo menos para empezar a tener esas primeras relaciones [...] porque la otra persona siente menos apuro a la hora de entrarte.”





Ambas la primera vez que Valeria va en busca de Cristina y la primera vez que Cristina es conocida por el resto de España porque es entrevistada por Faela y aparece en la televisión son momentos que toman lugar en espacios en donde se ejerce la prostitución. Existe un vínculo que esta serie hace evidente entre la carencia de una oferta laboral durante los años noventa para las mujeres trans que, además, no tenían el respaldo de sus familias y el verse obligadas a ejercer el trabajo sexual para poder subsistir. 


A pesar de que Cristina se tuvo que enfrentar a una inmensa oleada de violencia al comenzar a hormonarse y, después de que por esta razón la echaran de su trabajo, a prostituirse porque existía una jerarquía de poder en cuanto a la organización de las prostitutas trans en la que si no hacías “passing” (o sea si no eras lo suficientemente femenina para pasar desapercibida como una “mujer biológica”) te humillaban y te amenazaban constantemente, Cristina las desafió para ganarse unas alianzas que le permitieron convertirse en la mujer que siempre había querido ser. Algunas de las chicas que pertenecían a ese colectivo de putas se mantuvieron a su lado hasta su muerte y esta fue una de las redes de apoyo que la salvó de sus momentos más sombríos:


“La prostitución es una realidad compleja que tiene sus luces y sus sombras. En este sentido no puede plantearse un sí o un no a la prostitución porque no sirve para nada y porque nadie defiende la prostitución en sí misma [...] Como J. Butler plantea «solo habitando/ocupando el lugar injurioso podré oponerme a él, transformando el poder que me constituye en el poder al que me opongo».


Y muchas trabajadoras sexuales han recorrido un largo camino en este sentido: apoderándose de la palabra puta para resignificarla, reclamando derechos, apareciendo empoderadas y nada victimizadas, fortaleciendo y desarrollando su capacidad de negociación con los clientes para imponer sus condiciones y no aceptar siempre las de ellos…” (Mac, J. & Smith, M. 2020, pag. 23)


“La fuente más potente y desaprovechada de poder para las trabajadoras sexuales no es la liberación sexual, la rebelión social o ni siquiera el dinero, sino la solidaridad. La comunidad de trabajadoras sexuales se está expandiendo rápidamente a medida que las personas se percatan del potencial de resistir juntas.” (Mac, J. & Smith, M. 2020, pag. 324)






Referencias:


  1. Mac, Juno & Smith, Molly (2020). Putas insolentes: La lucha por los derechos de las trabajadoras sexuales. Traficantes de Sueños. C/ Duque de Alba, 13 . C.P. 28012 Madrid.


  1. ESTE ES EL MOOD 2x11 | Valeria Vegas y Jordi Cruz hablan sobre NAVIDAD en EEEM!


  1. Platero Méndez, Lucas (2014). TRANS*exualidades: Acompañamiento, factores de salud y recursos educativos. Edicions Bellaterra, S. L., 2014.

Natalia Hilario De La Cruz

Escuela de Educación Sexual Explícita