Blog

Volver

SEXUALIDAD ADOLESCENTE

Por Sara Guerrero

Crecer supone continuos cambios en algunos aspectos de la vida, cambios fisiológicos, afectivos, mentales y comportamentales. Estas variaciones afectan a la vida sexual en diferentes factores como puede ser el deseo, la atracción o el enamoramiento.

Por ello, conocer, comprender y manejar con inteligencia estos cambios es una tarea muy importante en esta etapa de la vida. 

 

La sexualidad es un elemento fundamental para la buena calidad de vida de las personas, como bien hemos descrito con anterioridad, sin embargo, es un tema maltratado por la sociedad, esto provoca la aparición de falsos mitos de la sexualidad y como consecuencia, sentimientos de culpabilidad y vergüenza ante su deseo sexual por considerar que lo que está sucediendo no es normal.  

El desconocimiento en el tema de la sexualidad puede acarrear problemas y aún más en la adolescencia siendo la etapa donde suele producirse el primer encuentro erótico. Con este proyecto se pretende contrarrestar dificultades, entrenando las destrezas necesarias para manejar la propia sexualidad, esto lo llevaremos a cabo destapando falsos mitos y creencias, con el fin de ofrecer conocimientos que ayuden a cada persona a convertirse en el principal actor de su biografía sexual, animándola a que se responsabilice de su propio bienestar.  

Para comprender la situación de los adolescentes en la sexualidad e identificar sus necesidades tenemos que definir algunos conceptos clave. 

¿Qué es la adolescencia? ¿Qué es la sexualidad? ¿sexo? ¿género? 

 

Por otra parte, una vez que contextualizados los términos, vamos a ver de qué manera puede influir en los adolescentes y los problemas que pueden desarrollar en base a la sexualidad y relaciones de pareja. Las desigualdades sexuales que vivimos en la sociedad actual, los roles de género, el machismo, micromachismos y la violencia de género.  

Una vez se ha ido rompiendo con el ideal del patriarcado, la sociedad se ha dado cuenta que la violencia de género no es un problema de pareja sino uno social, donde tenemos que intervenir todas las personas para poder erradicarlo. Es por esto, que es importante prevenir dicha problemática en los centros educativos, instruyendo el significado de la violencia de género, como detectarla y evitarla y, sobre todo, que hay que hacer para impedir que ocurra y así conseguir paliar el maltrato hacia la mujer. 

¿Somos realmente hombres y mujeres tan distintos? ¿Cómo esta diferenciación social y cultural influye en nuestra forma de vivir la sexualidad?

La población adolescente se encuentra en una etapa de la vida un poco compleja, debido a que es un periodo de desarrollo biológico, psicológico, sexual y social. Es una época de cambios y de trasformación de niño a adulto. En este periodo es crucial las relaciones sociales, además de flirtear con sus iguales, por ello, es necesario que tengan conocimientos para tomar buenas decisiones con respecto a su sexualidad.  

Para comprender la situación de los adolescentes en la sexualidad e identificar

sus necesidades tenemos que definir algunos conceptos clave, como son sexo, género, identidad de género, sexualidad y salud sexual.  

En primer lugar, le expondremos la diferencia entre sexo y género. Explicando con claridad que el sexo del individuo está determinado por los cromosomas, órganos sexuales, hormonas y características sexuales secundarias. Por otro lado, el género, constructo social por el que se define los roles, comportamientos, actividades y atributos que una determinada sociedad considera apropiados para un hombre o una mujer, es decir la construcción social, cultural y simbólica de la feminidad y la masculinidad en una sociedad dada las circunstancias de la vida personal, el autoconcepto y comportamiento individual como los hombres y las mujeres son vistos por la sociedad, como piensan y sienten, como visten y como perciben el mundo en el que viven (María del Mar García Calvente, 2004).

Según la orientación sexual que experimentes puedes sentir atracción emocional, afectiva y sexual hacia una persona u otra. 

La sexualidad según la Organización mundial de la salud (2006) abarca tanto las relaciones sexuales, como el erotismo, la intimidad y el placer. La sexualidad es experimentada y expresada a través de pensamientos, acciones, deseos y fantasías. 

Es importante tener clara la relación entre los conceptos sexualidad-salud, ya que es de vital importancia en todas las etapas de la vida, incluida la adolescencia.  

Según la OMS (2006), la salud sexual es un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad. Requiere un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y de las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación y violencia.

Por ello es importante comprender la importancia de este concepto en todo el transcurso de la vida de las personas, reprimir la sexualidad, es reprimir un derecho a la Persona.

La psicóloga y sexóloga Morán (2019) defiende que el sexo, individual o

compartido, es fuente de bienestar físico y psicológico y que, entre otros beneficios, la actividad sexual tiene efectos positivos para mejorar nuestra piel, el pelo, la musculatura, el sistema inmune, o el suelo pélvico.  

Son muchos los beneficios de mantener las relaciones sexuales durante toda la vida, entre ellos, Morán (2019) destaca en su libroorgas(mitos) los siguientes:

·      Facilita una buena forma física, ya que se ejercita la musculatura, y, a su vez, al hacer ejercicio mejora la salud vascular.

·      Se fortalecen los huesos, por la producción de testosterona.

·      Favorece el sueño, porque la oxitocina liberada actúa incentivando el sueño.

·      Previene la atrofia vaginal, ya que la liberación de estrógenos protege el tejido

·      vaginal. 

·      Reduce el riesgo de cáncer de próstata, ya que eyacular permite eliminar los productos de degradación potencialmente cancerígenos de los espermatozoides y el semen.

·      Mejora el sistema inmune por el incremento de la inmunoglobulina, que nos protege de resfriados y gripes. 

Todo esto nos hace tener una visión de la sexualidad totalmente positiva, ya que los beneficios de su experiencia ayudan a mejorar la salud de las personas, por lo que es aconsejable su práctica.  

La sexualidad no solo es física, también implica vida emocional, afectiva y mental, por eso, no se puede reducir a una zona del cuerpo, ni tampoco solo a la función de procreación. Es aquí donde nacen las relaciones afectivas, de pareja.

Los adolescentes magnifican mucho las relaciones de pareja por la novedad de los sentimientos fuertes, el amor.

Que sean conscientes de los beneficios de su sexualidad y que puedan disfrutar de ella es el objetivo principal. Animarlos a explorar, a conocer, pero con la información suficiente sobre todos los problemas que pueden causar, informándolos de las diferentes ETS y como evitarlas.

Es cierto que es totalmente necesario crear programas dónde se le enseñe al adolescente a como digerir esta etapa, de esta forma, su vida sexual será más rica, libre y saludable.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

·      García Calvente M. (2004). El estado de la cuestión. Género y salud: un marco de análisis e intervención. Diálogo Filosófico, 59 212-228.

·      Organización Mundial de la Salud (2006). Los derechos sexuales y reproductivos según la OMS. Recuperadode: http://www.convencion.org.uy/menu2-021.htm.

·      Morán Fernández, L. (2019). ORGAS(MITOS). España. Next Door Publishers S.L.

 

 

 

 

SARA GUERRERO CÁRDENAS

Sara Guerrero

Escuela Educación Sexual