Blog

Volver

Recomendación: The Rocky Horror Picture Show

Por Natalia Hilario De La Cruz

Para conmemorar el inicio de una de las épocas más divertidas (al igual que de las más tenebrosas) del año te recomendamos una de las películas que es considerada como un clásico en el cine queer estadounidense porque ha sido y continúa siendo renombrada a nivel internacional: The Rocky Horror Picture Show. Si lo que buscas es un musical que incluye elementos de los filmes de horror que tanto amamos tal y como la figura de Frankenstein, el cuestionamiento de la cisheteronorma, la monogamia y del matrimonio por la iglesia mediante la seducción de unx doctorx genderqueer que está fuera de sus cabales junto a una invasión alienígena inesperada, este viaje por el tiempo y el espacio es para ti.


@ubi.aaron, @lxadonis & @n._michella

La película comienza con nuestros protagonistas secundarios, Brad y Janet, comprometiéndose tras la boda de sus amigxs. Una noche lluviosa, mientras se encuentran en medio de la nada de camino a acudir ante el doctor Everett Scott para hablar sobre su compromiso, uno de sus neumáticos se desinfla por lo cual deben abandonar el coche para pedir ayuda. Así llegan al castillo de Dr. Frank-N-Furter. Tim Curry estelariza esta historia al convertirse en uno de sus villanxs más despiadadxs mediante su encantadora interpretación de este papel: un científico que usa maquillaje, lencería y tacones para desencadenar tanto los instintos de esta “inocente” pareja como los de lxs espectadorxs.

Dr. Frank-N-Furter les da la bienvenida en medio de la Convención Anual de Transylvania, el lugar mítico del cual vienen él y sus sirvientes, en donde conocemos que le revelará a su audiencia los resultados que ha obtenido al llevar a cabo un experimento para construir al hombre perfecto. A medida en que transcurre la noche, Brad y Janet se ven tentadxs a explorar su placer de maneras que nunca se pudieron haber imaginado antes para así descubrir lo que realmente desean de la mano de este ícono del genderfucking.

Genderfucking: Esta es una manera en que las personas que se identifican como cuir desordenan y/o se rebelan en contra de (joden con) las restricciones que les son impuestas mediante el binario de género. Existe una gran cantidad de conductas y actividades que se pueden considerar como un “genderfuck”, desde un hombre usando un traje hasta la mezcla de varios aspectos de las expresiones de género tradicionales (como tener una barba y senos a la vez, por ejemplo). Usualmente estas formas de expresarnos tienen el propósito de ser subversivas. 

De esta forma, Frank-N-Furter desdibuja las líneas que existen entre varios conceptos de los cuales quizás hayamos escuchado antes o aún no conozcamos al mantener su expresión de género deliberadamente erótica y feminizada.

Travestismo vs Genderqueer


Travestismo:

  • “Travesti: Hombres o mujeres que se presentan con el aspecto de personas del sexo opuesto en algunos momentos determinados de su vida. Comúnmente se asocia con varones que empiezan a travestirse en la pubertad, cuya feminidad comprende desde algo intenso que les hace percibirse como su yo verdadero, parte de su identidad o como algo ocasional, Algunas de estas personas puede que con el tiempo desarrollen un interés más permanente por su identidad más femenina y pueden sentirse más cerca de las experiencias trans*, mientras que otras no. 

También es importante señalar que no necesariamente todas las personas que se travisten son trans* ni tampoco homosexuales. El travestismo es muy común en espacios gays y lésbicos, con espectáculos de ocio y parodia con drag queens y drag kings donde se exageran los estereotipos de género. En la sociedad mayoritaria, esta actividad está muy presente en el carnaval y todo tipo de fiestas populares, donde es y ha sido muy común. En el ámbito médico se ha estudiado la relación entre el travestismo y el fetichismo, señalándolo como un trastorno.” (Platero, L, 2014, pags. 411-412)

Genderqueer:

  • “Sujeto cuya identidad de género no es de hombre ni de mujer, sino que está en medio o más allá de los géneros, o es alguna combinación de ambos” (National Geographic).

  • “(Personas) con género independiente (o independientes al género), con géneros flexibles o creativos: Basándose en su propia experiencia, algunas personas de diferentes edades así como sus familias, están empezando a usar estas expresiones para fijarse en las cualidades positivas que tienen sus hijxs o ellas mismas. Señalan la creatividad, la flexibilidad y la independencia con respecto a las normas tradicionales de género, más que fijarse y nombrar aquellas características que no tienen, como es la de cumplir con las normas de género tradicionales. 

Con estas expresiones, tratan de incluir a un conjunto amplio de realidades, que aúnan a aquellas personas que: a) no rechazan su sexo asignado, pero que no encajan en los límites del género tradicional; b) las que rechazan explícitamente las categorías «chico» y «chica» y c) aquellas que se identifican con un género distinto al asignado, que pueden transicionar a un nuevo rol de género (Pyne, 2014b). Esta mirada inclusiva trata de conseguir sumar alianzas, al fijarse en la diversidad de las expresiones de género.” (Platero, L, 2014, pag. 403)

  • Queer se asocia a las prácticas sexuales no normativas así como a las identificaciones de género que transgreden el binarismo hombre/mujer, desafiando la noción de normalidad y que las identidades sean neutrales o naturales. Transgénero, trans y trans* son términos que surgen desde el activismo de una forma similar a queer, desafiando los límites de las identidades, en un caso de las identidades sexuales, y en el otro, de las corporalidades y las prácticas que desafían las clasificaciones binarias.” (Platero, L, 2014, pag. 407)


Algunos de los temas abordados incluyen:

  • El desafío de los roles de género y el binario de género.

  • La “construcción” del hombre como dominante, viril, protector, etc.

  • La hipersexualidad adscrita a cuerpxs disidentes cuando se trata de su identidad de género y su orientación sexual.

  • La liberación sexual.

  • La sexualidad femenina “corrompida” por el placer y la pérdida de la “virginidad”.

  • La represión de la orientación del deseo y de la sexualidad humana.

  • La influencia que aún tiene la tradición católica sobre nosotrxs a través de la exigencia social del matrimonio.

Esta película se basa en una obra de teatro musical que originalmente fue llamada “The Rocky Horror Show”. La misma fue escrita por Richard O’ Brien a principios de la década de los 70 y puesta en escena en 1973. La adaptación al cine fue dirigida por Jim Sharman, el libreto fue escrito por ambos y esta tuvo su estreno en los Estados Unidos en 1975. Al crear esta obra, O’Brien ha dicho que fue influenciado por películas de ciencia-ficción y schlock-horror (Knapp, 2009) al igual que por la estética del género musical conocido como Glam Rock que se originó en el Reino Unido durante la misma época (Reynolds, 2016).


En ella se juega con los roles de género no-tradicionales (Reynolds, 1995), se demuestra que existe la expresión de género andrógina y se utiliza el camp para situar el tono cómico e informal de la historia por medio de lo exorbitante y lo absurda que es la trama. Esta película es un reflejo del cuestionamiento social que surgió en el momento histórico en que salió a la luz pública por primera vez mejor conocido como la Revolución Sexual, un periodo que se dio desde los años sesenta hasta los ochenta. Gracias a este movimiento ocurrió un proceso de liberación sexual mayormente para las mujeres heterosexuales y cuir y para los hombres gay.

En cuanto al impacto mediático que tuvo y aún tiene sobre sus audiencias:

  • Generó controversia a tal punto en que fue delegada a una menor cantidad de cines y solo era presentada en “after hour” o tandas de media noche. 

  • Sin embargo, adquirió suficiente fama para ser reconocida como un “cult classic”.

  • Aún se pueden ver tandas de Rocky Horror Picture Show en ciertos cines después de la medianoche usualmente en Halloween.

  • En el caso de la asistencia a las proyecciones y las reinterpretaciones de la obra, la audiencia es alentada a participar a lo largo de estas:


    • Actuando toda la película debajo, o hasta al frente, de la pantalla.

    • Gritando “call backs”, o sea respuestas, a lxs personajes.

    • Tirando o utilizando “props” (objetos que utilizaron en la película) durante ciertas escenas.

    • Asistiendo vestidxs como lxs personajes.

      ¡Gracias a Pedro A. Román Lucena, Fenix Hernandez Triguero y Yan Rivera por ayudarme a escribir este artículo!




Referencias:


Auslander, P. (2006). Performing Glam Rock: Gender and Theatricality in Popular Music. University of Michigan Press. p. 49.

Platero Méndez, Lucas (2014). TRANS*exualidades: Acompañamiento, factores de salud y recursos educativos. Edicions Bellaterra, S. L., 2014.


Figari, C. (2007). Sexualidad, religión y ciencia: discursos científicos y religiosos acerca de la sexualidad, Cap. 2., Córdoba, Encuentro Grupo Editor.

Hyde, J. S., & DeLamater, J. D. (2006). Capítulo 16: Variaciones sexuales en la conducta sexual. En Sexualidad Humana (9na ed., pp. 388-411). D.F., México: McGraw-Hill Interamericana.


https://www.dictionary.com/e/gender-sexuality/genderfuck/


Knapp, R. (2009). The American Musical and the Performance of Personal Identity. Princeton University Press. p. 240.

National Geographic en español. (Enero/2017). El panorama cambiante del género. 

Reynolds, S. (1995). The Sex Revolts: Gender, Rebellion, and Rock 'N' Roll. London: Serpents Tail. p. xiii.

Reynolds, S. (2016). Shock and Awe: Glam Rock and Its Legacy, from the Seventies to the Twenty-First Century. Faber & Faber.

Scott Miller (2011). Sex, Drugs, Rock & Roll, and Musicals. UPNE. pp. 127.

Weeks, J. (1998).  Los lenguajes del sexo. En Sexualidad, p.19, Barcelona: Paidós


Natalia Hilario De La Cruz

Escuela de Educación Sexual Explícita