Blog

Volver

Los templos del placer. Recomendaciones para vuestra primera vez en un club de swinger.

Por Bea Roca

Según lo normativo de nuestra cultura, el sexo ha de ser heterosexual y monogámico y parece que todo lo que se sale de ahí está llamado al vicio, la promiscuidad y el caos.

Pero hemos de dejar claro que el hecho sexual humano es tan diverso como personas existen y por ello el intento de reducirlo a la norma lo empobrece y le resta valor. Múltiples prácticas sexuales han sido prohibidas y censuradas a lo largo de la historia, incluso hoy día siguen levantando polémica porque chocan con el concepto de fidelidad que se asocia al mundo de la pareja.

Pero chicxs, estamos en el siglo XXI... ¡¡Que nadie te diga cómo tienes que vivir tu sexualidad!!

Los clubes liberales son una opción tan válida como lo pueda ser otra cualquiera. El que quiere la goza y el que no la deja. 

Cada pareja tiene "su contrato" de relación en el que se marcan las normas no escritas que a ambos les viene bien y fuera de las cuales podría haber malos rollos.

Si dentro de vuestro contrato queréis experimentar, salir de la rutina, dar rienda suelta a vuestras fantasías y estáis pensando en ir a un club de swinger y es vuestra primera vez, hay algunos tips que quizá os vengan bien.

Las personas en general tendemos a dar las cosas por hecho, a sacar conclusiones por nuestra cuenta, a leer entre líneas, a imaginar lo que el otro piensa, quiere o necesita y pocas veces solemos acertar. Todos estos ingredientes son maravillosos para que ¡¡BOOOM!!.... surjan malos entendidos y conflictos que debiliten la relación o incluso la rompan. Por tanto:


  • Es fundamental la confianza, la comunicación eficaz con tu pareja y el no juicio. Hablad de vuestras expectativas, miedos, preocupaciones, fantasías, deseos y pudores antes de ir. Sed honestxs y sincerxs entre vosotrxs para luego evitar posibles momentos incómodos allí. Hablad de qué os gustaría experimentar, qué os moja la entrepierna y con qué morís de morbo, dónde están vuestros límites, qué práctica llevaríais a cabo con total seguridad, con cuál tendríais dudas y que no haríais bajo ningún concepto, aunque luego fluyan las cosas de otra manera en el club, iréis más relajadxs con un guion hablado o un consenso previo, sabiendo que no va a pasar nada que ningunx de los dos no quiera que pase.

                                                                      



  • Si una vez allí algunx de los dos se siente incómodx, es mejor parar y volver a vuestra zona segura, sin reproches y con empatía. Al fin y al cabo, vais para compartir, no para sufrir. Da igual lo avanzado que esté el encuentro, si unx de los dos quiere parar, tiene derecho a hacerlo y el otrx a respetarlo.


  • Por supuesto ninguna de las dos partes ha de sentirse presionada en ir ni en hacer cosas que no le apetezcan. Si de primeras el plan no es atractivo para ambxs se puede convertir en un acontecimiento traumático o desagradable que perjudique o dañe el vínculo de la relación. Al igual que no sería recomendable acudir por el simple hecho de querer complacer al otro. Ambas partes deben estar interesadas y conformes en realizar este tipo de prácticas.


  • Ganaréis calma si visitáis previamente el sitio web del club ya que muchas de vuestras preguntas quedarán resueltas mejorando vuestra posible incertidumbre a lo desconocido: ¿y si alguien saca el móvil y me fotografía? ¿dónde dejo la ropa? ¿se permite el consumo de drogas? ¿y si algún cliente me molesta? ¿es obligatorio el uso de preservativos? ¿puedo mirar solamente si no me apetece mantener sexo?... Además, podréis ver fotos de las estancias, leer comentarios de otros usuarios, consultar las fechas de las fiestas temáticas y en definitiva dedicaros un tiempo conjunto de preparación.


  • Llevad profilaxis y lubricante aunque allí haya. Siempre os sentiréis más cómodxs con el preservativo que os guste por tamaño, tacto, espesor, sabor…


  • Intercambiad opiniones, sensaciones y sentimientos cuando acabéis con la experiencia, es decir, haced una puesta en común de lo que os ha excitado más, lo que no volveríais a hacer, lo que os habéis quedado con las ganas, si volveríais o no, si ha sido mejor o peor que en vuestra cabecita, si en algún momento os habéis sentido vulnerables...


  • No os comparéis con otras personas ni parejas ya que no todas las relaciones son iguales. Tampoco se trata de una competición y vuestra vida sexual no debe ser dictada por lo que otros hacen, dicen o piensan.

Bea Roca

Escuela de Educación Sexual