Blog

Volver

Recomendación: Ailoveny Güats

Por Santa Mandanga

RECOMENDACIÓN: AILOVENY GÜATS

 

 

 

La literatura feminista ha tenido un golpe de suerte con la primera novela de Ailoveny Güats.

 

 

 

 

Este libro, de una extensión que en dos días te lo devoras, hace mención a temas actuales muy sonados pero que realmente son de toda la vida: temas con los que tenemos que vivir día a día las mujeres. Su tono a veces irónico y otras muy serio incita a que te sumes en una lectura no especialmente agradable por lo explícita que es, pero real y necesaria para comprender la situación de muchas mujeres que esta a la orden del día. Imprescindible para tomar conciencia de algunas situaciones vetadas por la sociedad, porque cuando no se habla de ciertos temas… no existen ¿verdad?

 

 

Se comentan en el libro temas como el incesto, pero cómo escribe en el prólogo Cristina Morales, no se menciona la palabra tal cual, sino “hija follando con padre”, ¿le quitamos entonces importancia al asunto? ¿Es consentido? ¿Es totalmente lícito o de verás no vemos la figura de poder que está abusando de una mujer menor? Ya sea en el caso de su padre o en otros casos escritos en la lectura, como de un tío que abusa de su sobrina y para rematar, también de su madre.

 

 

La relación de la protagonista con su padre es realmente extraña, ya no sólo por la relación socio-afectiva tan intensamente nociva, sino por la normalización de la droga-adicción y el alcoholismo temprano. Además de su obsesión total por él, afirmando incluso que se quitaría la vida por él si éste le faltara. Una relación interesante para investigar y estudiar los posibles comportamientos y conductas creadas a partir de estos hecho y sucesos que Ailoveny vive.

 

 

La vida de Ailoveny y de sus amigas cercanas gira principalmente entre los abusos sexuales y las violaciones repetidas: el abuso de menores de parte de un familiar, una persona que debe cuidarte y respetarte y finalmente te viola. La facilidad que tienen de aprovecharse de ti siento un conocido con confianza. ¿Cómo acabar con tanta vulnerabilidad? Los que se supone que deben cuidarte, abusan de ti. Y finalmente, te hacen sentir culpable, porque la víctima si es mujer, siempre tiene la culpa. Nótese la ironía.

 

 

Se refiere también al tráfico de menores, como las llamadas “mamis” las manipulan, les quitan su identidad que para poco a poco se vayan olvidando de quiénes son, les prometen que las quieren y más tarde que las odian, controlándolas continuamente. Las vuelven sumisas, para que estén dispuestas a todo, a su merced, a trabajar solo por y para las figuras de poder. Menciona la burla que se hace sobre la prostitución, pero cómo las mujeres explotadas son vulneradas continuamente.

Hay un tema que Ailoveny trata bastante que es la falta de educación sexual. Hace referencia a esto en varias ocasiones, por ejemplo:

 

-       Comenta como algún personaje del libro hace mención en que perder  la virginidad con una puta trans*, significa en el caso de una hombre ser “maricón” despectivamente, tocando directamente dos conceptos: la virginidad, que finalmente es un costructo social; y el que acostarse con una mujer trans* no es lícito, ya que personas sin suficiente o nula educación sexual no consideran a estas mujeres como mujeres “reales”, totalmente desencaminados.

 

-       También se habla del tabú que es el tema de la sexualidad, llamándolo “hablar de cosas obscenas”, además del desconocimiento de ciertos temas, como anteriormente he comentado sobre la virginidad y en este caso, que el himen no debe estar raspado si no has mantenido relaciones sexuales. Incultura, desconocimiento, falta de información, no querer saber.

 

-       Otro aspecto a destacar es la forma de que Ailoveny tiene de saber si tiene una ITS o no: buscándose la vida. Ella misma saca sus conclusiones dependiendo de sus síntomas.

 

 

 

El personaje de Ailoveny sobrevive a su vida, lucha por su cuerpo. Se pone en huelga de hambre porque no quiere ser deseada, no quiere ser un objeto sexual para la sociedad.

 

Dejé de comer para que mi cuerpo fuera solo mío”.

 

 

No se puede ser puta fuera de las reglas de la prostitución.

 

 

“Venderme cara, sólo para probar si funciona”.

 

 

Si quieres reflexionar un poco más allá de las realidades incompletas que nos da la sociedad sobre la prostitución y sobre las mujeres, este es tu libro.

 

 

 

¡¡¡ABAJO EL TRABAJO!!! ¡¡¡QUE VIVAN LAS PUTAS!!!

Santa Mandanga

Escuela Educación Sexual