Blog

Volver

Mujer negra y sexualidad

Por Alba Tello Garcia

MUJERES NEGRAS Y SEXUALIDAD


La
sexualidad de las mujeres negras se encuentra en un contexto discriminatorio en
todos los ámbitos sufriendo una doble discriminación por su condición de
mujer y de persona racializada
. En algunos casos triple si no tienen la
identidad u orientación cishetero normativa. Además de todo esto encontramos
una historia de opresión y racismo que genera la hipersexualización y/o su
silencio. En la historia de la violencia sexual histórica que han sufrido
las mujeres negras
, encontramos un recorrido de instrumentalización de la
misma.

En
primeras instancias, cuando a las personas negras no se los consideraban
personas como tal si no que estaban más cerca de la naturaleza animal, lo que
utilizaban para hablar de un apetito insaciable. Los testimonios de los
primeros colonizadores, que observaban las culturas africanas con escasez de
ropas propia de un clima cálido, así como, por las prácticas y las culturas que
observaban, tan alejadas de la “pulcritud” cristiana.

Más
adelante, cuando comienza el esclavismo, las mujeres negras conservan la carga
del imaginario creado por los exploradores y sostenidos por los investigadores
que describían a las culturas africanas y a sus mujeres buscando justificar su esclavización.
Esta idea también se justificaba porque las esclavas negras estaban continuamente
embarazadas. Sin embargo, toda esta justificación solo se utilizaba para
violar a las mujeres negras
, ya fuera como instrumentó para la obtención de
más esclavos para los amos (ya que los hijos de las esclavas se consideraban esclavos)
o simplemente por el disfrute de los amos de la violencia sexual.

Encontramos
aquí los orígenes de las violaciones a mujeres negras que aún sostenemos
culturalmente, de echo hay estudios que respaldan la mayor probabilidad de
sufrir una agresión verbal si eres una mujer negra. Se puede hablar del mantenimiento
de la cultura de la violación hasta nuestros días
, ya que cuando las
mujeres lograron la condición de ciudadanas, los violadores blancos a negras no
se podían denunciar y las violaciones a mujeres negras por parte de hombres
negros podían conllevar la pena de muerte para los mismos, por lo que tampoco
se denunciaban.

Además,
se utilizaba el cuerpo negro para simbolizar la contraposición al cuerpo
blanco. Esto puede proceder de la exhibición de las esclavas negras desnudas o
semidesnudas, en contraposición a los de las mujeres blancas que cubrían todas
las partes de su piel. A lo que se suma que los cuerpos de las negras eran
expuestos voluminosos. Es decir, los estereotipos de sexualización negra
tienen unos orígenes mucho más lejanos de lo que podríamos pensar y representan
claramente una muestra del racismo esclavista
. Y la mayor reflexión como
mujeres feministas que debemos sacar de esto es la necesidad de entender que la
mujeres negras y mujeres racializadas están atravesadas por ello. La lucha feminista
no solo tiene que tener en cuenta su situación concreta si no apoyar su crecimiento
igualitario. Es parte de nuestra sororidad entender que esta
instrumentalización del patriarcado para separarnos sigue vigente.


El
último punto, pero no menos importante, esta posición de riesgo que la
comunidad tiene que soportar provoca que se creen herramientas de protección
del grupo y de intentos de validación social
. Estos comportamientos
grupales generan mucho sufrimiento a sus miembros, ya que los propios miembros del
grupo son los responsables de ejercer una presión sobre el resto para que se
adapten a las exigencias sociales y se separe de los estereotipos culturales.
Esto es lo que llama, Política de Respetabilidad y provoca varios
efectos. El primero es la ruptura interna de la comunidad, como ya se ha
explicado, pero también se provoca un efecto en el que el comportamiento de una
persona va a representar a toda la comunidad, lo cuál aumenta la presión de actuación
de cada individuo todo el tiempo, sobre todo de las mujeres. Y el principal
evento que tenemos que tener en cuenta para la sororidad con nuestras
compañeras, es que ellas sufren un silenciamiento en el cuál es mucho más complicado
para ellas los procesos de empoderamiento y de visibilización, sobre todo en contextos
occidentales y, por ende, racistas.

Después
de este pequeño resumen sobre la historia de las mujeres negras y como afecta a
su situación actual es importante que tengamos en cuenta sus problemáticas
particulares. Y visibilicemos y apoyemos sus luchas desde la alianza
feminista
, así como las de todas las mujeres racializadas, para no caer
en dinámicas de poder hegemónico.















La
información de este artículo ha sido obtenida de artículos de compañeras a las
que recomendamos efusivamente, donde completar información: Sara del Arco, Tania
Castro, Carolina Rodríguez Mayo, Dayana Catá, Mònica Quilez, Cynthia García. Y
fuentes como Afrofeminas y Blackfeminisms. 

Alba Tello Garcia

Escuela de Educación sexual