Blog

Volver

¡JUGUEMOS A FANTASEAR!

Por Sara Guerrero

¡JUGUEMOS A FANTASEAR!


En este artículo tenemos el fin de que experimentes y pruebes cosas nuevas, Elige el sentido que no suelas usar en tus relaciones sexuales reales.

El término fantasía sexual se refiere prácticamente a cualquier producto de la imaginación que sea sexualmente estimulante o erótico para el individuo.

El grado de extensión, detalle y elaboración de cada fantasía varía según la persona, la situación y el momento. Pueden ocurrir tanto como sueños pasajeros o escenas imaginarias elaboradas. Fantaseamos de forma única.

La gente comúnmente fantasea con episodios o tramas conocidos, lo más probable es que su origen derive de un libro, una película o un hecho vivido.



“Las prácticas sexuales pueden estar influenciadas por sus fantasías y viceversa, las fantasías sexuales de las personas se ven afectadas por lo que han hecho, visto o leído previamente.”

Las fantasías sexuales conducen el comportamiento sexual, han evolucionado a lo largo del tiempo y son la forma más común de experiencia sexual.

COMPARTIR FANTASÍAS CON MI PAREJA

Compartir fantasías con la pareja favorece la intimidad y la comprensión mutua. Al exteriorizar estas ficciones mentales el individuo se desinhibe y puede alcanzar más satisfacción sexual.

Sin embargo, muchas parejas temen que el/la compañero/a se moleste, incomode o sienta poco deseo de conocerlas y optan por no compartirlas. Al compartir puede dejar de ser fuente de deseo sexual o se menoscaba el estímulo que antes ejercía.

Si se lleva a la realidad la fantasía se puede tornar más gratificante, con más significación e integrase de manera continuada en la relación sexual de la pareja.

Si los resultados están por debajo de lo esperado se puede convertir en una experiencia decepcionante, carente de estímulo e incluso desagradable.



FACTORES PARA LLEVAR A LA REALIDAD.

• Intensidad de la excitación erótica que genera la fantasía. 

• Grado de confianza, comprensión y receptividad que demuestra el/la compañero/a.

• Concepto en que se tiene a sí mismo el individuo que fantasea. 

• Hasta qué punto la ficción se vive como algo insólito o extravagante.


Sara Guerrero

Escuela Educación Sexual