Blog

Volver

Enseñando valores desde la infancia

Por Sara Guerrero

Carta a un hijo

 

Ojalá pudiera transmitirte todo lo que quiero en esta carta y, que realmente entiendas el mensaje. Que la uses siempre que dudes de ti mismo o que duden de ti mismo. Que te la tomes como unas pequeñas instrucciones de vida y después ya tomes tus propias decisiones.

 

Recuerda siempre que eres un hombre libre, para pensar, querer y hacer siempre, lo que quieras. Absolutamente nadie, tiene que decirte quién eres, como eres o cuál es tu papel en la vida. Tú eres dueño de ti mismo, de tus gustos, tus deseos y preferencias. Para estar con quien quieras y querer o amar a quien quieras.

 

Porque puedes querer a una mujer, a un hombre, a un amigo, a un familiar o incluso a algún desconocido. No hay límites ni normas para querer. Tu vida es tuya y tienes que hacerla tuya.

 

Tienes que tatuarte a fuego que la libertad no entiende de sexos ni de géneros, que no tienes que inferiorizar a nadie porque sea diferente a ti, todos somos iguales en la diversidad, y es precioso, respetar y también ver como respetas las decisiones o elecciones de otros. Ninguna mujer es, ni será jamás, inferior a ti.

 

Quiero que quieras mucho, que quieras todo, pero siempre entendiendo que cada persona es dueña de sí misma, que no poseas a nadie, que elijas a tu compañero, compañera o compañeros de vida, pero que los hagas sentir libres. Que todo puede terminar, y también es precioso cerrar etapas.

 

Que, si tu pareja algún día decide parar, la hagas sentir comprendida, escuchada y respetada. Porque no siempre vas a tener lo que quieras, te vas a encontrar con muchos “no” y, cariño, siempre siempre siempre, tienes que saber que “no es no”. Y no pasa nada, siéntete orgulloso por saber irte.

 

Y también, empuja a otros hombres a este mismo pensamiento, páralos cuando veas que una mujer les ha dicho que no, porque no tienen derecho a acosar o ir en contra de su voluntad.

 

También, quiero que no rías nunca una humillación ajena, que sepas salir de ahí, que no apoyes una falta de respeto y que tengas la suficiente personalidad para decir que no está bien.

 

Pequeño, que yo sé que no vas a cambiar el mundo, pero si vas a cambiar tu mundo y mejorar el de las personas que te rodean.

 

Nunca prometas amor si no lo sientes, aunque la recompensa sea lo que buscas, hay más caminos. Realmente te vas a encontrar con muchas personas que buscan lo mismo que tú, pero también te cruzaras a personas que quieran más que tú, o menos, y ahí es donde tienes que saber parar, porque lo bonito es lo mutuo, lo correcto es lo mutuo, tanto sentimentalmente como sexualmente.

 

Te cruzarás con personas con las que pasarás una noche increíble y si se acaba ahí, porque ella lo quiera o porque tú lo quieras, eso también está bien, también es bonito. El sexo es algo que te gustará tanto a ti como a ella, o a él, y si no entiendes eso, nunca disfrutarás plenamente de ello.

 

Irte con muchas mujeres no te va a hacer mejor persona, pero tampoco peor, lo que te va a hacer mejor persona es encontrarte bien contigo mismo después de hacer libremente lo que quieras, porque siempre vas a poder hacer lo que quieras y hacerte cargo de ti mismo, de tus relaciones, momentáneas o duraderas.

 

Te pido que te tapes los oídos si alguna vez sientes que te están criticando por tu sexualidad, acusando por tus actos, humillando u obligando a ser otra persona. Porque tú eres tú, y eso es maravilloso. Claro que puedes escucharlos, pero no dejes nunca que te falten el respeto ni que decidan por ti, nadie tiene ese poder.

 

Y por último te pido que te ames a ti mismo, siempre, ante todo, que te cuides y ames desde la libertad, que te vistas como quieras y estés más cómodo, que te maquilles si te apetece, que vivas tu sexualidad con libertad, haciéndote responsable de tu placer y siendo siempre responsable con tus actos.

 

No olvides nunca estas palabras, no dejes que nadie te diga quién ser, porque eres perfecto y porque he tardado nueve meses en crear ese corazón y no quiero que dejes que nadie te lo parta.

Sara Guerrero

Escuela Educación Sexual