Blog

Volver

DECIDIR NOS HACE LIBRES

Por Sara Guerrero




DERECHO A LA ELECCION DEL METODO DE LA IVE





LO EMPODERADOR QUE ES YA NO DECIDIR ABORTAR, SINO DECIDIR COMO HACERLO



DECIDIR NOS HACE LIBRES


Tanto el aborto como el poder elegir la forma de abortar son elementos empoderadores y, en el caso de que quieran obligar a abortar de una sola manera, ya están yendo contra los avances por los que tantos años hemos luchado.


Ahora mismo quieren eliminar una de las opciones de aborto antes de la novena semana, el aborto instrumental. En las clínicas públicas, siempre que venga una persona a abortar de menos de nueve semanas, se le da de forma directa, sin darle a elegir, la pastilla (método farmacológico). ¿Nos están quitando opciones? ¿Nos están castigando por querer abortar? ¿Y si yo no quiero usar ese método? ¿Por qué tenemos menos libertad de opciones en un tema tan importante como es el aborto?


El empoderamiento de la mujer en este tema debe de ser necesario, poder elegir, las veces que quieras, como abortar, es casi tan importante como decidir abortar.


Nos pintan que somos mujeres libres y empoderadas, pero cuando lees la letra pequeña ves que hoy en día seguimos teniendo restricciones y obligaciones por el simple hecho de ser mujer. Si hay múltiples opciones de aborto, ¿por qué solo te ponen una por delante?


La falta de información de las chicas que van a abortar hace que ellas mismas sientan que están siendo libres, pero realmente, muchas no saben que, dentro de esa decisión, hay muchas maneras de abortar, y que indirectamente la sociedad está afectando en su decisión, reprimiendo su libertad. Y lo que es peor, haciéndoles creer que están siendo libres.


TODAS LAS MUJERES TIENEN DERECHO A DECIDIR SOBRE SU CUERPO


En todo el mundo, hay mujeres que quieren abortar y que se ven obligadas a recurrir a la clandestinidad y a métodos que ponen en peligro su vida. En Burkina Faso, algunas mujeres beben café mezclado con antibióticos, en la franja de Gaza, algunas inhalan peligrosos productos químicos, mientras que en Haití la práctica de abortos inseguros se ha convertido en la tercera causa de mortalidad materna.


Casi la mitad de los abortos practicados en el mundo son inseguros, incluyendo 8 millones de prácticas que utilizan métodos altamente arriesgados, como la inserción de cables en el cuerpo de la mujer. Los abortos inseguros matan decenas de miles de mujeres al año.


Facilitar a las mujeres el acceso a servicios de planificación evita riesgos para su salud y les permite tener mayor control sobre su aborto, su vida y sus decisiones.


¿Qué podemos hacer?


Lo primero, educar en salud sexual a adolescentes para que sean conscientes de los diferentes métodos que existen hoy en día sobre el aborto.


¿Qué tipo de métodos hay? ¿Cómo sé cuál es el mejor para mí?


Son preguntas que se hacen niñas totalmente malinformadas que después se ven en esta situación y hacen lo que les ponen por delante, confiando en que están haciendo todo de manera libre, cuando no es así. Realmente te están quitando el derecho de elegir.


Hacer hincapié en el feminismo, ¿Por qué los hombres cada vez tienen más oportunidades de elección y a nosotras nos acortan el abanico de posibilidades?


La igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres es una publicidad que se está vendiendo cuando a la hora de la verdad no es así. Nos están cohibiendo, ante un tema tan delicado e importante como es el aborto.


¿Sabes lo difícil que es para una mujer decidir abortar? Imagina decidir hacerlo y ahora sentirte obligada a llevarlo a cabo mediante un método que es perjudicial para ti, ¿Esto es un castigo? ¿A caso yo he querido quedarme embarazada si estoy decidiendo no tenerlo?


Muchas mujeres si son conscientes de esta restricción de posibilidades y deciden no abortar solo por el método que le imponen.


El aborto es una realidad en todas las sociedades del mundo. Uno de los principales puntos fuertes del feminismo es que una mujer pueda decidir libremente y de manera voluntaria si quiere o no tener un hijo.


Por eso, los colectivos feministas incluyen la interrupción voluntaria del

embarazo (IVE) como parte de los derechos sexuales y reproductivos de

las mujeres y defienden que se trata de una cuestión de derechos

humanos y salud pública. De igual manera, la elección del tipo de IVE también debería ser un derecho.


La sociedad debe proteger los derechos de las mujeres que quieren abortar tanto como protege los de aquellas que desean continuar con su

Embarazo. Decidir abortar es tan importante como decidir de qué manera hacerlo.


Me parece muy importante tratar el término de autonomía reproductiva. La autonomía reproductiva de la mujer se traduce en la posibilidad de

decidir libre y responsablemente si opta por la maternidad o no, cuando y con quién, o interrumpir un embarazo no deseado. El aborto es una

decisión personal que debe respetarse en base al reconocimiento de los derechos fundamentales de las personas.


Entonces, si esto está tan claro, ¿por qué ahora no podemos elegir como llevarlo a cabo?


Si yo decido abortar libremente, también tengo derecho a decidir cómo, sino ya están influyendo en mi decisión, y esa restricción puede llevarme a no abortar, cuando es lo que he decidido.


El aborto no desaparece, aunque se prohíba; como se ha demostrado en países con leyes muy restrictivas, se sigue produciendo, pero en peores Condiciones.


El 13% de la mortalidad materna se debe a abortos inseguros, 47.000 mujeres mueren anualmente debido a complicaciones por abortos inseguros y millones sufren morbilidad y enfermedades graves.


Se les impone una forma de abortar, sin darles opciones, sin darles información sobre efectos secundarios o el daño que provoca en su cuerpo.


Hoy en día deberíamos de mirar más por ellas, porque es su cuerpo, y estamos decidiendo sobre algo que no vamos a sufrir nosotros, sino ellas, Y no están siendo protagonistas de su cuerpo, de su vida. Queremos ser los protagonistas de una historia que no es nuestra, y cambiamos vidas.


“Los derechos fundamentales de la mujer que se relacionan con su capacidad de decidir respecto a un embarazo son:

  • a la dignidad

  • a la integridad física

  • al libre desarrollo de la personalidad

  • a la intimidad

  • al honor

Esos derechos, como todos, tienen ciertos límites. Ningún texto legal reconoce la anulación de esos derechos durante el tiempo de embarazo ya que son inherentes a las personas desde que nacemos hasta que morimos.”

Esos ciertos límites, esa letra pequeña, puede referirse a la restricción de elección en el tipo de aborto, pero lo que no saben es que eso cambia las decisiones de las mujeres.


Quiero abortar, pero no lo hago porque el método farmacológico va a causar muchos efectos negativos en mi cuerpo, voy a tener desajustes hormonales, dolores, cambios de humor, no sé cómo me va a sentar esa pastilla. Así que, si es la única opción que me dan, prefiero no hacerlo, por lo tanto, NO SOY LIBRE.



Debemos recordar que somos seres sociales, que hemos desarrollado una comunidad basada en derechos y libertades. Teniendo en cuenta estas pinceladas, no cabe duda de que estamos tratando una postura conservadora en cuanto al bienestar de las mujeres, persiguiendo mantener la subordinación social de las mismas. Definir a las mujeres como seres irracionales, incapaces de dictar sobre su propio cuerpo, no son más que hilos conductores de un fuerte discurso público.



La lucha feminista a favor del aborto libre y gratuito, no deja encontrar respuestas que tratan de frenar los avances por la igualdad.

Dicho esto, solo nos queda subrayar lo siguiente. La mujer decide. La mujer elige. La mujer tiene voz. Sentimos, pensamos y cuestionamos. No somos objetos. ¡Tenemos derecho a decidir sobre nuestro aborto!









REFLEXIÓN DE SARA GUERRERO




Sara Guerrero

Escuela Educación Sexual